viernes, 16 de octubre de 2020

EL CIERRE DE LA REVISTA MAD COMIC

MAD portada de la revista 1974 España comic humor
SE ACABARON LAS LOCURAS

La revista “Mad” comenzó a publicarse en 1952. El pasado año se anunciaba su cierre, más o menos. La versión en español se intentó en 1974, sin demasiado éxito.



El prolongado desenlace
En 1975 se interrumpió. Aunque el primer ejemplar lucía el conocido logo del original americano, luego cambió a “Locuras” anunciándose como “la versión celtibérica de Mad”. No funcionó, tan solo se editaron seis números. Como tampoco lo hicieron posteriores intentos de traducción muchos años más tarde. Sus últimas versiones presentaban un horrendo color digital y, aunque se mantenían algunos de los autores más populares, ya nada era lo mismo. Parecía una variante un poco refinada de “El Jueves”. 

En 1974 constituía un producto muy diferente a lo habitual en los quioscos, tanto por su apariencia como por sus contenidos. Posiblemente fue esa frescura, que caracterizó sus etapas más recordadas, lo que peor encajó por aquí. Acostumbrados a un humor extremadamente elusivo y simbólico, el de “La Codorniz” primero y “Hermano Lobo” después, cuando la dictadura empezó a aflojar no se deseaba la visión amable de “Mad” sino la crudeza del primer “Papus”. “Mad – Locuras” cayó por blandito, porque no encontró un público entre niños ni adultos. Para unos era quizás demasiado sofisticado, para los otros poco agresivo. 


MAD la revista en España "Locuras" comic humor gráfico
La revisión de aquellos gloriosos seis números es muy gratificante. En el primero nos daba la bienvenida una portada de, como se suele decir, rabiosa actualidad. Alfredito E. Neuman, la clásica mascota de rasgos orientales, sonreía mientras un apestoso humo verde le cubría media cara. En el texto se decía “¡Polución! ¿Dónde está? Yo no la veo”. En el interior nos esperaban todos los grandes autores que protagonizaron el “Mad” clásico. Con una sorprendente excepción, la de Mort Drucker. Si alguien ejemplifica con su trabajo lo que esperamos de la publicación era él, un genial caricaturista que firmó innumerables adaptaciones de películas y series. Retrataba los rostros más populares y jamás falló con el parecido de sus protagonistas. Nos dejó el pasado 9 de abril, casi centenario. 

En “Locuras” aparecieron primero algunos de sus sustitutos, autores tan capaces como Ángelo Torres o Jack Davis. Drucker llegó más tarde, firmando una fenomenal parodia de “El Padrino”. Le acompañaban el expresivo Don Martin, el increíble Wolverton, el estilizado Bob Clarke, el peculiar Dave Berg o Sergio Aragonés, ocupando los márgenes y varias páginas del interior. Y uno de mis favoritos, Al Jaffe, que firmaba el enorme gag de la mosca en los planos. 
MAD 2018 versión para España
En aquellos seis números se desplegó todo el arsenal de trucos de la revista. Por primera vez leíamos sátiras de series de televisión tan celebradas como “Kung-fu”. También resultaba novedosa la forma en que abordaban temas de actualidad, del arte a la publicidad pasando por las relaciones entre padres e hijos o entre parejas. Llamaba mucho la atención la variedad de estilos, de la pureza cómica de Paul Cocker Jr. al detallismo de Jaffe o el extraño realismo de Berg, pasando por la inclasificable línea del cubano Prohias. Algo muy sorprendente eran las contraportadas que se doblaban, un truco visual que consistía en esconder un dibujo a los lados de otro aparentemente “normal”. Cuando se plegaba sobre sí mismo se desvelaba la figura escondida, algo que inevitablemente molaba mucho.


MAD El día triste, asqueroso, nada divertido y realmente malo de Superman

Si esos primeros números fueron lo más, los sucesivos intentos de introducción de “Mad” en España nos mostraron cómo el modelo degeneraba y pocos de los nuevos autores alcanzaban la calidad de los antiguos. 
Los últimos productos publicados en relación con la revista son unos cuentos donde se narran las aventuras de héroes populares como Superman o Batman, en una clave infantil y no demasiado graciosa. Esa decadencia explica que la editorial haya decidido interrumpir la publicación mensual, dejando abierta la posibilidad de lanzar reediciones o algún número especial.

El conocido planteamiento

Curiosamente la etapa de “Mad” a la que se accede con más facilidad es la primera. Ello se debe a su vinculación con la mítica E.C. Junto con otros productos de aquella época dorada, se ha reeditado con regularidad. Pero cuando
Leer más...

viernes, 9 de octubre de 2020

CORTO MALTÉS. EL DÍA DE TAROWEAN de DÍAZ CANALES y PELLEJERO

CORTO MALTÉS. EL DÍA DE TAROWEAN de Díaz Canales y Rubén Pellejero - comic
Norma Editorial. Barcelona, 2019.
86 páginas, 14,95 euros.



EL ORIGEN DE CORTO MALTÉS
Díaz Canales y Pellejero continúan narrando las aventuras de Corto Maltés, un personaje a quien descubríamos en “La balada del mar salado” flotando en medio del océano y amarrado a unas tablas.

Su creador, el difunto Hugo Pratt, nunca explicó cómo había llegado allí. A partir de esa anécdota se construye esta tercera colaboración entre el guionista Díaz Canales y el dibujante Rubén Pellejero. Sus anteriores entregas han constituido un éxito tanto entre los lectores tradicionales como entre aficionados más jóvenes, que se convierten en seguidores de Corto tras descubrirlo en estas nuevas aventuras. No participo del entusiasmo generacional hacia un héroe que siempre me ha parecido demasiado listillo y distante. Con todo, puedo reconocer que esa frialdad y la contención narrativa de Pratt agraden a muchos, que parecen disfrutar con una saga llena de referencias literarias y de ritmo característico.

De nuevo destaca el trabajo de Pellejero. Podría considerarse que en su voluntad de permanecer fiel al original traiciona su propio estilo, ofreciendo un producto por debajo de sus capacidades. Su punto de vista es otro. Con otros rasgos Corto dejaría de ser reconocible. Lo mismo pasaría si no empleara algunos de los recursos narrativos clásicos de la serie, como esas panorámicas contemplativas con las que cierra casi todas las planchas. O ese tiempo de más que notamos en los conversaciones y los cruces de miradas. El dibujante no siente que le estén forzando a adoptar un estilo con el que no se identifica. Al contrario, afirma estar disfrutando con un trabajo que además de Leer más...

viernes, 2 de octubre de 2020

CASSANDRA DARKE DE POSY SIMMONDS COMIC NOVELA GRÁFICA

Cassandra Darke de Posy Simmonds comic novela grafica

Salamandra. España, 2020.
94 páginas, 21 euros.


UNA INESPERADA HEROÍNA
La dibujante británica Posy Simmonds tiene dos obras traducidas en España. “Cassandra Darke” es su tercera entrega y posiblemente la mejor. Y eso es mucho decir.


Posy lleva años colaborando en prensa, lo que explica sus extraños formatos. Como el alargado vertical de “Gemma Bovery” o las proporciones casi cuadradas de “Tamara Drewe”, que vuelve a usar en su nueva entrega (23 x 26 cm). Son los espacios que le permiten en el suplemento para el que trabaja. 

También ha heredado de la prensa una llamativa densidad tipográfica, una auténtica selva de letras. Cuando se entra en sus historias la relación entre imágenes y textos resulta equilibrada, a su delicado dibujo se suma una escritura aún más precisa. Nos arrastra llevándonos de una sorpresa a la siguiente mientras nos permite descubrir y disfrutar con sus vívidos protagonistas. 

En “Cassandra Darke” abandona a esa élite literaria y universitaria que protagonizaba sus libros anteriores y desplaza su mirada hacia el universo del arte. Su heroína es tan inapropiada como incorrecta, una vieja solitaria y mezquina, incapaz de hacerle un favor a nadie. Pronto la encontramos en la cárcel, acusada de un delito de estafa que ni se molesta en negar. Esa voluntad para sobreponerse con entereza y frialdad a todo revés del destino es el primer elemento que provoca cierta simpatía hacia un personaje decididamente incómodo. Luego la historia bascula hacia el género negro cuando
Leer más...