viernes, 24 de enero de 2014

BATTLING BOY de P. POPE

"Battling boy" de Paul Pope, edita DeBolsillo grupo Penguin Random House
 DeBolsillo, 2014.
208 páginas, 14,95 euros.

DIOSES NUEVOS


Los aficionados saben que cuando se habla de “Nuevos Dioses” sólo podemos referirnos a los de Kirby. Conviene recordarlos cuando nos enfrentamos a esta nueva mitología de Paul Pope.


Lo de Kirby era un disparate muy relacionado con los cambios de los sesenta. Sus protagonistas eran jóvenes y dicharacheros y constituían un adecuado contrapunto a anteriores aproximaciones más solemnes. Kirby se movía en un terreno familiar, toda su vida había tratado con semidioses. Su mayor éxito fue la actualización de la figura del héroe a través del supergrupo Los Cuatro fantásticos. Allí se exponían las contradicciones, las responsabilidades pero también las ventajas de ser un campeón. En una lógica vuelta a los orígenes él y Lee habían recreado al dios nórdico Thor, oscilando entre el drama y la comedia, aunque lo que muchos de sus seguidores sin duda recordarán son sus rimbombantes diálogos “a lo Shakespeare”.

New Gods / Nuevos Dioses de Kirby
En general, fuesen dioses, semihumanos o simplemente héroes sin poderes, las creaciones de Kirby eran humildes, se reían de la pedantería y la arrogancia, dispuestos siempre a enfrentarse a los abusones y matones de la galaxia. Con su mentalidad de chico de barrio la fibra moral de Kirby no desfallecía jamás, separando con claridad el bien del mal. Sus Nuevos Dioses luchaban contra el malvado Darkseid, un trasunto de Hades, con el desparpajo de una pandilla de surferos. Podían ser unos chulitos pero sus reacciones eran profundamente humanas.

Ahora a Paul Pope se le ocurre que puede aportar su toque personal a estos temas. Pope es lo que se denomina un autor rompedor. Ya nos brindó un Batman año-no-sé-cuántos que afortunadamente he olvidado casi por completo. Lo primero que llama la atención es su grafismo, más “pastoso” de lo habitual. A Pope le gusta añadir una ración extra de suciedad y un acabado mórbido que inmediatamente ha llevado a algunos a clasificarlo como autor “casi europeo”. Ya saben, si algo parece bueno debe de ser europeo. Visualmente su trabajo da bastante grima pero con todo le reconozco cierto vigor. El arranque de este Battling Boy contiene secuencias con garra y unos malos curiosos. Luego la acción se desplaza de una suerte de Batman terrestre al plano celestial. Así es como descubrimos a algunas divinidades que de vez en cuando bajan al inframundo (el nuestro) a pelear con los monstruos. El hijo preadolescente de un trasunto de Thor se enfrenta a su prueba de iniciación pasando una temporada en un mundo humano. En fin, nada nuevo bajo el sol si no fuera por la carcasa gráfica de Pope, que ya digo intenta evitar acabados convencionales.

También hay algo más que llama la atención: la actitud de los dioses. Su Battling Boy tiene mucho de Sigfrido, de su olímpico desprecio por todo lo humano. Hay una cierta fascinación totalitaria en su manera de relacionarse con los hombres, apenas meras hormigas para él. Liquida a los monstruos no con la voluntad de hacer el bien sino porque le fastidian o algo así. Curiosamente cuanto más se avanza en la trama más nos recuerda el último trabajo del gallego David Rubín: El héroe. En ambos casos se reflexiona sobre la fama y sus consecuencias y, sobre todo, se traza el perfil de héroes antipáticos, despegados de la humanidad. Iluminados que no sienten empatía ni compasión por quienes les rodean, esos humanos demasiado diminutos para ser tenidos en cuenta. Como comprenderán, el sentimiento acaba siendo recíproco así que resulta casi imposible interesarse por las andanzas de estos neo-petimetres. Conmigo que no cuenten.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...