jueves, 13 de abril de 2017

COMICS VIRILES DE AUTORAS EMERGENTES

DOS DURAS MUY BLANDAS


Dos comics escritos por autoras emergentes que abordan temas muy viriles. Cloonan intenta revitalizar al machote Castigador y Deconnick se embarca en una delirante aventura carcelaria.


Becky Cloonan y Steve Dillon
El Castigador. En la carretera.
Panini Comics, 2017.
136 páginas, 15 euros.

En cuanto a la primera, escribe el último trabajo del dibujante Steve Dillon, que no era ni mucho menos un debutante en Punisher, ya había creado muchas páginas para su compañero de viaje Garth Ennis. 

En ellas consiguieron una extraña mezcla de humor y brutalidad, de ironía, sangre, culpabilidad y buenas intenciones que tan difícil ha resultado de imitar. Muchos autores posteriores a Ennis han creído que bastaba con ser provocador y decir animaladas para alcanzar la calidad de sus textos. Y no es así.

El guionista irlandés bebe de una tradición muy rica que ha sabido aprovechar y renovar. Muchos nos reconocemos en sus mundos, al tiempo que admiramos la frescura de sus propuestas.
No basta con imitar su tono, su valor se sitúa en regiones algo más profundas. Y esto es algo que quienes compiten con él parecen olvidar. En este caso su amigo Dillon vuelve a cumplir pero el guión no hace justicia a la verdad del dibujo. Hay mucha violencia gratuita pero apenas humor, todo resulta impostado y artificioso y como lector no consigo entrar en la historia. Una triste despedida para un gran creador.


Kelly Sue Deconnick y Valentine De Landro
Bitch Planet
Astiberri, 2017.
136 páginas, 18 euros.

Bitch Planet ha sido creado por dos autoras, una a cargo del guión y la otra del dibujo. Pero encontramos más de lo mismo, corregido y aumentado. El dibujo es mucho peor, el relato roza lo incomprensible y lo que se llega a entender es insufrible. 


Las pelis de cárceles femeninas solían ser una oportunidad para voyeurs, fantasías masculinas que, en muchos casos con la excusa de la denuncia social, ofrecían la oportunidad de disfrutar de los cuerpos desnudos de lúbricas lesbianas tan enjauladas como cachondas. Aquí hay un buen puñado de señoras encarceladas pero muy poco cachondas, más bien prima el cabreo generalizado. Las autoras parecen decididas a renovar el género, mezclándolo con todos los componentes posibles del ámbito pulp y pop.

Como en todo relato posmoderno que se precie, exhiben una elevada dosis de autoconciencia. No se trata de suspender la credibilidad del lector según la fórmula clásica, sino todo lo contrario: mostrar el artificio y desvelar sus mecanismos de manipulación ideológica. Las autoras se esfuerzan por adoctrinarnos y al final se incluye una “guía de lectura” para que debatamos con nuestros amigos y amigas todo lo que hemos aprendido gracias a ellas. Por supuesto, se discuten los límites entre la cooperación y la sumisión, la revolución y las imposibles reformas, etc.

Más allá de sus intenciones, que son muchas y evidentes, Bitch Planet es otro tebeo malo, torpe en su narrativa y en la creación de personajes. Supongo que sus denuncias son necesarias, pero contar una historia no es tarea de predicadores sino de narradores, se necesitan protagonistas por los que podamos interesarnos y villanos que sean algo más que un cliché.

Lo único que consiguen es que su producto no sea ni un buen entretenimiento, ya que la matraca ideológica es demasiado evidente, ni cumpla con sus funciones educativas, doctrinarias, ya que los machistas a los que se trata de corregir sin duda saldrán corriendo espantados ante la propuesta. En conclusión, falta en la portada un aviso que diga: “Solo apto para Consejeras de Igualdad y sus mariachis”. A esto le llamo yo convertir a los conversos.
El mundo de la historieta está lleno de grandes autoras. Pero no todas las autoras de historietas son grandes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...