viernes, 26 de diciembre de 2014

EL HOMBRE SEDIENTO de KOIKE & KOJIMA

EL HOMBRE SEDIENTO de Koike & Kojima, edita ECC ediciones comic manga caliente catador
ECC Ediciones, 2014.
264 páginas, 9,95 euros.

CALIÉNTAMELOS CON TUS PECHOS


Aunque no comento tantos como quisiera, mantengo un ojo puesto en los mangas ya que su narrativa sigue siendo tan vital como sorprendente. Ahora acaba de producirse otra agradable recuperación.


Sigo leyendo a los autores que sé que no me defraudarán, como Tezuka de quien continua publicándose el monumental Fénix y recientemente se editaba Alabaster, una personal interpretación del hombre invisible, interesante pero que no situaría entre sus mejores obras. O Kon, a quien han reeditado hace poco su maravilloso Regreso al mar, el primer manga que consiguió emocionarme y cuya escasa obra ahora se está recuperando. Hasta el momento no he vuelto a leerle nada tan bueno como su poética historia de la sirena. O Taniguchi, cuyo paseo por Venecia ya comenté en su día. También pruebo con otros creadores pero en muchos casos me desarma el sistema de producción nipón, que invita a los autores a facturar obras interminables, con argumentos que dan vueltas sobre la misma idea central hasta colmar mi paciencia. Todo muy bien contado, eso sí, pero estirado mucho más de lo tolerable.

Entre mi pequeño pero selecto grupo de maestros japoneses reservo un lugar muy especial para la pareja formada por el guionista Kazuo Koike y el dibujante Goseki Kojima, creadores, como ya sabrán, de Lobo solitario y su cachorro, un tebeo impresionante, emotivo y perfecto tanto argumental como gráficamente. Y que, además, se acaba. Pues bien, de estos dos creadores nos habían llegado otras series, en algunos casos tan interesantes como Asa el ejecutor pero ahora hacía una buena temporada que no teníamos noticias de ellos. No es de extrañar, ya que el dibujante murió en 2000 y Koike ronda los ochenta años. Sus tebeos alcanzaron su máxima popularidad en los años setenta, cuando consiguieron saltar a la tele convertidos en serie con personajes "reales". Aquí siempre nos han llegado con retraso pero no seré yo quien se queje.

EL HOMBRE SEDIENTO de Koike & Kojima, edita ECC ediciones comic manga erótico violencia
Ahora publican una nueva muestra de su creatividad, las aventuras de un catador real que no sólo se asegura de que no han envenenado a su señor sino que también frena a sus posibles asesinos y comprueba la calidad de sus mujeres. Esto último resulta especialmente llamativo aunque el componente erótico-festivo no es nuevo en el trabajo de Kojima y Koike. Al lado de generosas muestras de violencia, acostumbraban incluir secuencias subidas de tono que sin llegar a resultar tan explícitas como El imperio de los sentidos, sí que subían la temperatura de los relatos con una puesta en escena tan estudiada como turbadora.

Aquí vuelven a emplear el sexo como elemento sorpresa y en una de las primeras escenas, por ejemplo, vemos cómo el protagonista llega a un motel donde, para quitarse el frío de la calle, propone a su dueña que le caliente los pies frotándolos contra sus pechos. Ni ella ni el lector entienden tal comportamiento. Pero luego se descubre que el héroe es un personaje de ambigua sexualidad que provoca efectos perturbadores en todas las hembras que se le acercan. Con los hombres es simplemente letal. La cosa se convierte en una variante brutal del Castillo de Kafka, con el catador superando una y otra barrera y aparentemente sin conseguir llegar nunca a su destino. Cada episodio además, recibe el nombre de algún exótico plato que Mondo el catador se encarga de explicar en el transcurso de la acción. Todo muy raro y fascinante.
Leer más...

viernes, 19 de diciembre de 2014

BEN HUR. INTEGRAL de MITTON, JUDÍOS CONTRA ROMANOS

Ben Hur Integral, de Jean Ives Mitton, edita Ponent Mon comic histórico / judíos y romanos / Navidad / Cristo / EL Mesías
Ponent Mon, 2014.
198 páginas, 38 euros.

¡GLORIA AL PRÍNCIPE JUDÁ BEN HUR!


Recientemente comentaba la recuperación de parte de la obra de Jean-Yves Mitton. Ahora se recopila uno de sus trabajos más recientes, su revisión del clásico de Lewis Wallace.


Aunque para muchos de nosotros es más bien el Ben Hur (1959) de Charlton Heston o el de William Wyler. Sin olvidar la película muda de Fred Niblo (1925), donde el director de la versión a color ya figuraba como ayudante. Wyler de alguna manera ha quedado oscurecido por el brillo de otros directores o quizás se le confunde con Billy Wilder porque suenan parecidos. Pero yo lo sitúo en mi panteón de los grandes, al lado de Ford y Hawks, muy por encima de Hitchcok, Preminger y compañía. Si creen que exagero revisen sus películas, entre las que se encuentran obras maestras como La calumnia (1961), Horizontes de grandeza (1958), Vacaciones en Roma (1953), Los mejores años de nuestra vida (1946), La señora Miniver (1942) o, por supuesto, Ben Hur, por citar sólo algunas. Nos hemos acostumbrado a ver tantas veces por la tele a Heston en la mítica carrera de cuádrigas que tendemos a olvidar la calidad de la construcción y la firmeza del lenguaje visual de esta obra inmortal de Wyler.

Ahora Mitton decide traducirlo a viñetas. Aunque expresa sus respetos por las adaptaciones cinematográficas y, como veremos, permanece bastante fiel a ellas, en la introducción comenta el impacto que le causó la lectura de la novela original, ese Cuento de Cristo que fue el subtítulo que el general Wallace dio a su obra. Reflexiona sobre la geografía del relato, una zona que continua siendo centro de diversos conflictos en la actualidad y sobre la dimensión divina que el novelista aportó a la historia. Mitton afirma: “Qué más da creer o no creer, si toda Aventura lleva al héroe hacia una redención. ¡Y qué redención!”. Entre sus intenciones cuenta recuperar la profundidad de la novela y la colosal puesta en escena del cine, “con las herramientas más modestas que ofrece el 9º Arte.” Su humildad le honra pero sus propósitos son muy ambiciosos y sin embargo consigue sobreponerse a todas las dificultades.

Ben Hur Integral, de Jean Ives Mitton, edita Ponent Mon comic histórico / judíos y romanos / Navidad / Cristo / EL Mesías
Compite con la grandiosidad del Hollywood más impactante, especialmente en dos secuencias que se cuentan entre lo más recordado del film: la de la batalla naval y la de la carrera de cuadrigas. Es imposible alcanzar la fuerza visual que se lograba al mostrar a todos aquellos tipos semidesnudos moviendo los remos al unísono, al compás de los sones de un Miklos Rosza en estado de gracia. Pero se puede intentar. Lo mismo ocurre con la dinámica y trepidante acción del circo romano y sus caballos al galope. Mitton responde al desafío con sus mejores armas. Grandes perspectivas, unos personajes llenos de vida y vigor, una ambientación cuidadosa y unos perfectos acabados. Ningún detalle es dejado al azar en su batalla para alcanzar la épica que todos asociamos con esta tremenda historia.

Los álbumes siguen el relato tal y como lo recordamos casi punto por punto. De forma muy inteligente lo que hace es ampliar algunas de las secuencias, habitualmente las más dialogadas, para añadir determinados matices y desarrollar temas que en el film sólo quedaban apuntados. El más obvio es el de la lucha del pueblo judío contra Roma y su relación con la llegada del Mesías. Pero hay otros como el de los sentimientos del protagonista, a los que presta una atención especial. Vemos cómo salta del odio ciego hacia el imperio a otras posiciones, en una transformación en la que, por supuesto, la figura de Cristo adquiere una especial relevancia. No olvidemos que éste es un auténtico cuento de Navidad. Se inicia con los Reyes Magos asistiendo al nacimiento de Jesús. Y concluye con su crucifixión. Por el camino Ben Hur y el nazareno llegan a cruzarse en algunas ocasiones que revestirán una gran importancia para el príncipe judío. La carnalidad que caracteriza al dibujante aparece de forma muy contenida en este trabajo, aunque llama la atención la escena en que Ben Hur y Esther se abrazan, de una intensidad poco común.

En fin, si les gustó la película disfrutarán con esta adaptación, una nueva muestra del talento de un autor que, como ya he comentado, es mucho más complejo de lo que parece.
Leer más...

viernes, 12 de diciembre de 2014

CLÁSICO RECUPERADO: DAN DARE, PILOTO DEL FUTURO de HAMPSON

Dan Dare Piloto del Futuro de Frank Hampson, edita 001 ediciones - cómic ciencia ficción, aliens,
001 Ediciones. 2014.
88 páginas, 19,50 euros.

¡EL FUTURO YA ESTÁ AQUÍ!


Un clásico de los 50 recuperado de forma inesperada. La edición en español de la saga inglesa de ciencia ficción Dan Dare es una de las mejores noticias del año.


Aunque ha conocido varias ediciones en los países anglosajones, nunca pensé que lo vería traducido. Se trata de uno de esos tebeos míticos que muchos autores actuales citan como una de sus grandes referencias. Lamentablemente, su visualización cambia mucho en cada nueva publicación. Piensen que la revista Eagle, donde la serie actuaba como portada, tenía un formato similar al de un periódico, así que cuando se presenta como álbum las planchas nos llegan a la mitad del tamaño original. En ese sentido la edición de Hawks Books de los noventa sigue siendo la mejor, ya que mantenía el tamaño inicial. La versión española, en cambio, adopta las características de una edición posterior, la de Titan Books. Es más pequeña y la reproducción del color no resulta tan precisa, muchas zonas parecen quemadas y el registro de tonos es mejorable a menudo. Hasta aquí las quejas.

El resto es puro disfrute. Recuerden que la serie es un raro, breve e intenso tesoro. Aparece en 1950 con la nueva revista Eagle y la firma Frank Hampson, un autor detallista y preciso que consigue realmente que viajemos con él y sus personajes a Venus, donde nos enfrentaremos a peligros sin fin, empezando por el Mekong, un irresistible villano verde y cabezón. Para mantener los niveles de calidad que él mismo se había impuesto Hampson puso en marcha un estudio donde varios dibujantes le ayudaban a culminar el trabajo. Cuando a finales de la década la revista cambió de manos a los nuevos dueños no les gustó el sistema del creador de Dare. Así que lo presionaron hasta conseguir su salida de la serie. Fue sustituido por otro Frank, Bellamy, pero esa es ya otra historia. Hampson apenas dibujó otros tebeos, excepto una vida de Cristo que realizó con su intensidad habitual titulada Road of Courage. Muchos años más tarde recibió un homenaje en  . Pero sus lectores no lo olvidaban.

Dan Dare Piloto del Futuro de Frank Hampson, edita 001 ediciones, comic ciencia ficción aliens
Hay que pensar en las fechas, un momento milagroso en el que estaban naciendo algunas historietas que marcarían la evolución de la ciencia-ficción casi hasta nuestros días. Y que señalarían el salto de los cohetes tipo proyectil, como el que todavía encontramos al inicio de Dare, a toda una nueva generación de artefactos más sofisticados y decididamente modernos. Wood daba sus primeros pasos en el género en Avon y luego en la EC, Dan Barry remozaba Flash Gordon tras hacerse cargo de la serie en 1951, Hergé publicaba Objetivo la Luna en 1953, Jordan presentaba a Jeff Hawke en 1955… En medio de esa corriente de creatividad, Dan Dare aparecía como un producto tan avanzado como espectacular.

Leído hoy sus trepidantes andanzas lo emparentan con el mejor Gordon, aunque sus fondos y cachivaches están mucho más cuidados y son más creíbles que los que rodean al primo americano. También marcan las distancias su color y el increíble detalle de los rayados y la precisa volumetría de Hampson. Hay un aspecto más que debo subrayar: su envidiable optimismo. Dare todavía cree en el hombre y su capacidad de mejorar y sobreponerse a las circunstancias. Su enemigo es un bicho entregado a la ciencia y sin capacidad para la compasión. Aunque cabe una lectura ideológica del argumento, ya que la iglesia estaba detrás de la publicación y nunca ocultó su voluntad de educar a los lectores más jóvenes y de transmitirles enseñanzas positivas, nada de todo eso salta a un primer plano. Lo que prima es la acción y la imaginación, que se desborda por selvas y situaciones, aliens y amenazas intergalácticas sin dar tregua al afortunado que se sumerja en la lectura de esta saga. Imprescindible.

Leer más...

viernes, 5 de diciembre de 2014

CHISTES ACTUALIDAD DE FONTDEVILA "EN EL LADO BUENO DE LA VALLA"

Manel Fontdevila, En el lado bueno de la valla, España en 100 viñetas, edita Rocaeditorial
Rocaeditorial, 2014.
106 páginas, 9,90 euros.

¿CRISIS?¿QUÉ CRISIS?

Un nuevo recopilatorio de Fontdevila que agrupa chistes sobre temas de actualidad como el paro, el rescate bancario, la corrupción, la justicia, los emigrantes…


Recientemente el autor presentaba una exposición en el marco del pasado Comic Nostrum en Palma. También participó en una charla donde explicó los motivos de su salida de El Jueves y cómo se estaba reinventando con la puesta en marcha de una nueva publicación digital.

Lo cierto es que la vida de muchos dibujantes de humor desde la transición ha sido más bien azarosa. No hace falta remontarse a los tiempos de la bomba en El Papus, basta con pensar en los sueldos de quienes no tienen la suerte de colaborar con periódicos nacionales. E incluso estos últimos ven cómo en ocasiones un nuevo director considera que su trabajo ya no está en la onda y son despedidos sin contemplaciones, como contaba Romeu en su autobiografía. El Jueves, que era la publicación más sólida, hace ya años que está lejos de las tiradas que alcanzó en sus mejores momentos, cuando se leía en los cuarteles y los colegios mayores y antes de la aparición de Internet y otras distracciones digitales. La crisis del papel ha golpeado a los humoristas gráficos que sobreviven como pueden en la red. Y, como buenos payasos, deben entretener y conectar con su público.

Manel Fontdevila, En el lado bueno de la valla, España en 100 viñetas, edita Rocaeditorial, chistes, actualidad, humor
En tiempos de apuros económicos es lógico y hasta deseable que alguien observe las desgracias ajenas y extraiga de ellas material para sus bromas. Reírse siempre es reírse de alguien, como recordaba Johnson en su libro sobre el humor. Por eso conectaba la decadencia del género con el triunfo de lo políticamente correcto. Años atrás no era raro escuchar chistes sobre pobres sudafricanos, sufridas esposas o avaros catalanes. Ahora todos ellos son víctimas y como tales intocables. Así que lo que nos queda es un terreno muy reducido y escasamente estimulante. Somos unas aburridas mejores personas. Ya he comentado con anterioridad que algunos autores como El Roto consiguen hacer humor a base de consignas pero en pocos casos más la ideología casa bien con las bromas. Ni con el talento. He oído a más de un dibujante repetir eso de que han vuelto al estereotipo del banquero con chistera porque, aunque suene a viejo, es muy actual. Y afirmar que los eslóganes revolucionarios son lo que necesitamos para resolver los problemas en que nos ha metido la crisis.

Fontdevila está en esa onda y pone toda su destreza gráfica, que no es poca, al servicio de la causa. Personalmente, aprecio mucho cuando construye verdaderos personajes a partir de los infames protagonistas de la actualidad. Sus caricaturas de los diversos políticos son excelentes y al aire agitanado que le da a Bárcenas es tronchante. La serie dedicada a la justicia es especialmente afortunada y el chiste del banquero con el juez frotándose contra su pierna cual perro en celo es una gran ocurrencia. Pero en general dibuja muchos gags en los que pesa más el discurso que su verdadera tarea: hacernos reír, entretenernos. Porque ese y no otro es su trabajo. Además, como nos recuerda una de sus páginas, parece muy consciente de que tanta indignación apenas se traduce en hechos. Un tipo muy cabreado propone “incendiar las redes sociales” y demostrar que ciertas ideas son intolerables. Su mujer le pregunta “¿demostrar a quién?” y él responde que “a ellos”. Ella opina que les va a dar lo mismo. Así que él cambia “a nosotros” y ella le replica “ya lo sabemos ¿no?”. A esto sigue una viñeta muda. En eso se ha convertido el humor: un intercambio de frases hechas, una liturgia que ni afecta a “los otros”, ni ayuda “a los nuestros”.

Al menos cuando Fontdevila se entrega a la crítica salvaje de la actualidad puede llegar a ser gracioso, peor es cuando se pone a dar lecciones sobre cómo superar la crisis, nos explica qué es y no es una democracia o predica las bondades de lo público. Si aún queda algún anarquista suelto, que repita conmigo: el estado no es la solución, ¡es el problema, idiotas!
Leer más...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...